Ejercicio: Fantasía épica (Mundo Caos)

Mundo Caos, creado colaborativamente entre todos los alumnos

Esta semana os traigo el primer ejercicio de mi curso de Literatura Fantasista Avanzada, de la Escuela de Escritores. Este año me lo estoy tomando realmente en serio y tengo intención de compartir lo que escriba cada semana para el curso.

En este caso para el ejercicio teníamos que crear un mapa para un mundo inventado entre todos. Lo que salió es la imagen que podéis ver encabezando la entrada. La profesora, Inés Arias de Reyna, lo bautizó Mundo Caos por motivos obvios. Con ese mapa en mente teníamos que escribir un microrrelato con un personaje que hiciera un viaje, superando obstáculos y pasando por al menos dos localizaciones del mundo, y englobado dentro de la épica fantástica. Os dejo con mi texto. Espero que os guste, me salió un poco pratchettiano.


Hacía semanas que los piratas no veían a la decana Lobarda. Se había recluido en su isla a estudiar unos antiguos manuscritos que había encontrado en la biblioteca de la universidad. Aquella mañana la sintieron antes de verla. Primero fue un estruendoso chapoteo, que a su vez provocó un pequeño tsunami. Lobarda se había lanzado al agua. Minutos más tarde, la giganta llegaba a la costa y salía del agua trabajosamente; no es fácil mover tonelada y media de peso corporal, y el hábito de algodón de Decana de la Universidad Científicopirata no ayudaba.

— He dado con algo gordo, chicos — dijo al grumete Juaco, que se encontraba en la orilla.

Cuando Juaco contaba la historia en el comedor de la cueva pirata, describía con todo detalle la mirada decidida de la giganta.

La siguiente parte de su viaje, atravesar El Campo de Batallaeterna, hubiera podido parecer lo más difícil, pero eso sólo lo pensaría un humano de tamaño medio. Cuando una giganta de cinco metros de altura atraviesa un campo de batalla, los contendientes cesan temporalmente en su empeño de intentar destriparse los unos a los otros y hacen sitio para que pase, inclinándose ligeramente ante ella. Aunque siempre aparece algún valiente, por no decir temerario, como el soldado Kimjon, que piensa que tiene lo que hay que tener para enfrentarse a semejante mujer. Kimjon se lanzó hacia Lobarda, lanza en ristre y profiriendo el grito de batalla más temible que sus pulmones — y temblorosas cuerdas vocales — le permitieron. Sin mirarle siquiera, Lobarda cogió la lanza por el astil, justo a continuación de la afilada punta de acero, y con un enérgico movimiento lanzó al pobre soldado por el aire, volando varios cientos de metros entre alaridos de pánico. La caída puso fin tanto a los gritos de terror como a la vida de Kimjon.

Un par de horas, y varios idiotas, más tarde, Lobarda se encontraba en la escurridiza cima de la boca de El desagüe. Sacó de un bolsillo interior de su hábito un paquete confeccionado con brócoli trenzado y encerado, que lo hacía prácticamente indestructible e impermeable. Lo abrió y extrajo un pergamino garabateado y con ilustraciones. Lo estudió durante un momento y después empezó a explorar el interior de El desagüe. No tardó en encontrar lo que buscaba: unos símbolos cincelados en la roca. Los símbolos estaban muy bien disimulados, apenas discernibles de las grietas y aristas de alrededor; sólo alguien buscando aquellas runas en particular sería capaz de verlas. Bajó con cuidado hasta la enorme roca que hacía de tapón, rodeó la Cadena Sagrada y se acercó todo lo que pudo hasta la runa. Volvió a sacar el paquete de brócoli y cogió de su interior un pequeño cilindro de madera con un par de orificios y, tallada en la cara opuesta a los orificios, la misma runa que había en la pared de piedra. Se acercó el cilindro a los labios, sopló e hizo un rápido y complicado movimiento con los dedos sobre los orificios, tocando una vibrante melodía por unos segundos. Después, se sentó a esperar. Adoptó la postura del loto, cerró los ojos y comenzó a meditar.

A la tercera cabezada, la decana abrió los ojos y se encontró cara a cara con una enorme cabeza de dragón, más o menos igual de alta que ella, pegada a un cuerpo de serpiente.

«Demasiado grande para ser humana» siseó una voz en la mente de Lobarda. «Y, sin embargo, igual de estúpida.»

Lobarda se maldijo por haber decidido esperar sentada. Ahora tenía las piernas dormidas y no podría levantarse elegantemente para hacer una reverencia. Despacio, procurando que la sierpe viera con claridad cada uno de sus movimientos, la giganta sacó de otro bolsillo interior un cabritillo inconsciente y lo ofreció con los brazos extendidos, mientras agachaba la cabeza.

«O, quizá no tanto.»

Un latido después, el animal no estaba allí y la sierpe se relamía.

«Aunque, como ofrenda, se queda muy corto. ¿Tienes más ahí metidos?»

–Me temo que no, gran sierpe. Pero traeré más, si llegamos a un acuerdo.

«¿Acuerdo? ¿Qué clase de acuerdo?»

Lobarda se puso en pie, se acercó a la cadena y puso la mano sobre uno de los eslabones.

–Quiero que me ayudes a retirar el tapón. Necesito ver lo que hay debajo.

«¿Te das cuenta de que me pides que haga justo lo contrario de lo que es mi función? Yo estoy aquí para proteger el tapón y la cadena.»

–Escucha mi oferta, sierpe. Creo que seremos grandes amigas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *