4 the words

Página de inicio de la web del juego

He descubierto un juego genial gracias al podcast Writing Excuses. Se trata de un juego de rol en el que para que nuestro personaje gane puntos de experiencia y avance tenemos que escribir. Durante este mes de noviembre y el NaNoWriMo va a ser un aliado excelente. Al registrarte ya te advierten que después de los 30 días de prueba son 4 dólares al mes, pero creo que ya se los han ganado. Os cuento por qué.

Continuar leyendo “4 the words”

NaNoWriMo 2017

Para quien no lo sepa aún (¿vives en una piña bajo el mar?) el NaNoWriMo es el National Novel Writing Month (Mes Nacional de Escribir Novela, más o menos). Es un reto anual que consiste en intentar escribir el manuscrito de tu novela (los organizadores sugieren 50.000 palabras, pero yo siempre me pongo un objetivo más bajo, 25.000 este año) durante dicho mes. El evento gordo es cada noviembre y se ha convertido en una reunión internacional de escritores dejándose el alma en la página a diario durante esos 30 días. Todo el mundo de la literatura, amateur o profesional, está hablando de ello estos días.

Continuar leyendo “NaNoWriMo 2017”

Ejercicio: Fantasía épica (Mundo Caos)

Mundo Caos, creado colaborativamente entre todos los alumnos

Esta semana os traigo el primer ejercicio de mi curso de Literatura Fantasista Avanzada, de la Escuela de Escritores. Este año me lo estoy tomando realmente en serio y tengo intención de compartir lo que escriba cada semana para el curso.

En este caso para el ejercicio teníamos que crear un mapa para un mundo inventado entre todos. Lo que salió es la imagen que podéis ver encabezando la entrada. La profesora, Inés Arias de Reyna, lo bautizó Mundo Caos por motivos obvios. Con ese mapa en mente teníamos que escribir un microrrelato con un personaje que hiciera un viaje, superando obstáculos y pasando por al menos dos localizaciones del mundo, y englobado dentro de la épica fantástica. Os dejo con mi texto. Espero que os guste, me salió un poco pratchettiano.

Continuar leyendo “Ejercicio: Fantasía épica (Mundo Caos)”

MapCrunch: dale vidilla a tus localizaciones

Página de inicio de mapcrunch.com

La funcionalidad básica es la de ofrecerte imágenes aleatorias sacadas de Google StreetView. En el tuit hablan de usar estas imágenes para dibujar, como referencia o reto personal, pero a mí inmediatamente se me ha ocurrido otra utilidad, desde el punto de vista de la escritura: la descripción de escenarios/localizaciones.

Continuar leyendo “MapCrunch: dale vidilla a tus localizaciones”

Más centrado


He decidido que a partir de ahora este blog va a tratar sobre narración. En general, en todas sus vertientes (cómics, videojuegos, etc), y en particular en literatura, que es en lo que más volcado estoy últimamente. Por esto he borrado todas las entradas que no tenían que ver con el tema. No eran muchas, así que espero que no las echaréis de menos 😛

También he decidido que este blog va a ser principalmente en español, aunque puede que algún relato lo escriba en inglés.

Allez-hop


Actualización: Al traerme la entrada a Medium he tenido que cambiar un poco la idea original.

Con esta entrada voy a inaugurar un nuevo tipo de post para el blog. Llevaba un tiempo queriendo publicar, pero sin saber bien qué. Me cuesta sacar tiempo para escribir y, cuando lo hago, suelen ser ejercicios para el curso de Literatura Fantástica; textos que a mí me parecen relativamente buenos, pero que después de recibir las críticas de compañeros y profesores resultan no serlo tanto. Y casi nunca los reescribo, por lo que no me animo a publicarlos aquí al ser relatos que sé que necesitan trabajo. Pero se me ocurrió la siguiente idea: publicarlos después del aluvión de críticas y añadir anotaciones con lo que me digan en clase. Así nos sirve a todos: a mí, porque publico algo, y a vosotros, porque podéis aprender de mis errores.

He añadido subrayados y comentarios:

  • Subrayado: palabras repetidas en poco espacio.
  • Subrayado + comentario: esto indica que he dejado una anotación al respecto, probablemente por algún error cometido.

Y, con esta entrada, doy el pistoletazo de salida a los nuevos Ejercicios:


— Por cierto, ¿cómo se os ocurre llevar un mago a la boda? Que no somos críos, eso ya no se lo traga nadie. ¡La magia no existe!

Era la mañana siguiente a la boda de su hermano y Daniel se disponía a salir al patio de la casa rural. Había pasado allí la noche, invitado por los novios, junto con los padres y la hermana de la novia y unas amigas. Su hermano, que caminaba por delante, rehusó contestarle y atravesó la puerta que daba al patio. Se agachó ligeramente — era bastante alto — para no darse en la cabeza y Daniel — un poco más alto que su hermano — hizo lo mismo. Sólo que no calculó bien — fruto probablemente de haberse confiado al ver que Raúl no tuvo que bajar mucho la cabeza, y no de las copas de la noche anterior — y se golpeó la coronilla en el marco de la puerta.

Inmediatamente cerró los ojos se llevó la mano derecha al lugar donde se había golpeado. Cuando aún veía todo de color rojo alguien dijo junto a él: “Oh, demonios”. Daniel aún estaba reponiéndose del coscorrón, pero no se había dado tan fuerte como para no notar dos cosas muy curiosas de aquella voz: en primer lugar, que no era la de su hermano y, en segundo lugar, que venía de algún lugar a su izquierda y a la altura de su cadera.

Cuando abrió los ojos lo que tenía ante él no era exactamente el patio de la casa rural. Todo era como debería ser, excepto por que no había casa rural y que el cielo, en lugar de los tonos azules de la mañana, se vestía con unos tonos verdosos que no había visto nunca. Ah, y el detalle de que había un conejo blanco de más un metro de altura junto a él, de pie sobre sus patas traseras y tirándose de las largas orejas como si quisiera arrancárselas.

— No deberías estar aquí, ¿qué demonios haces aquí? — inquirió el conejo, visiblemente agitado.

Daniel, aún perplejo, se masajeaba la zona del golpe mientras se preguntaba si no tendría una conmoción.

— Oh, cielos, ¿te has golpeado la cabeza? ¿Con mucha fuerza?

— Más de lo que yo pensaba, parece, aunque no duele tanto.

— Maldita sea, esto ya lo he visto antes. ¿Atravesabas algún tipo de umbral cuando ocurrió?

— Una puerta, sí. ¿Cómo…?

— Oh, qué desgracia. Y en un momento como éste. Has tenido mala suerte, está claro. Bueno, yo me tengo que ir, ya lo siento.

El conejo se giró y se disponía a alejarse cuando la mano izquierda de Daniel le retuvo agarrándole de una de las patas delanteras.

— Espera, espera, ¿qué?

— ¡Suéltame, no tenemos tiempo, mira ese cielo! A esta dimensión no le quedan más de dos minutos, hay que irse. — La mirada de Daniel había pasado de la incredulidad a la exasperación y el conejo pensó que quizá si se lo terminaba de explicar le dejaría libre. —Esta es una estación de paso, los saltadores las creamos para movernos a dimensiones que están demasiado alejadas entre sí. Y ésta ya está desapareciendo, ¿ves?

El conejo había señalado con su patita libre en dirección al horizonte, donde la mirada de Daniel se cruzó con una negrura que avanzaba hacia ellos devorando todo a su paso.

— Es ciertamente infortunado que hayas descubierto justo ahora, y de esa forma tan desagradable, que eres un saltador, pero no puedo hacer nada por ti. No puedo llevarte conmigo, pesas demasiado. Tienes que saltar por ti mismo. Y, desde luego, no hay tiempo para enseñarte. Lo siento, grandullón. ¿Me sueltas para que al menos yo sí pueda salvarme?

— ¿No puedes darme un curso acelerado o algo?

La desesperación en la voz del humano ablandó un poco al conejo, que intentó resumir en unos segundos lo básico de la teoría sobre los saltos interdimensionales. Se le daba bien hablar rápido. Mientras explicaba, se quitó el colgante que llevaba y se lo dio a Daniel.

— ¿Entonces, si hago eso que dices y me golpeo igual de fuerte debería ser capaz de… eh, cómo lo has llamado? ¿Saltar?

— Sí. ¡Buena Suerte!

El conejo se dio media vuelta y dando saltitos a cuatro patas desapareció tras unos arbustos. Daniel se acercó a un árbol y sujetó con ambas manos una rama para tenerla a su alcance. Echó un vistazo a la negrura que se acercaba, para calcular a ojo cuánto tiempo tenía. A continuación, tal como le había explicado el conejo, visualizó en su mente el lugar al que quería saltar — el maldito patio de la casa rural — y concentró todo su ser en aquel sitio. Cuando pensó que ya lo tenía, le lanzó un buen cabezazo a una rama del árbol para volver a darse en el mismo sitio.

— ¿Qué has hecho? — Preguntó la voz familiar de su hermano, sin poder aguantar la risa.

Daniel se masajeaba el lugar del coscorrón y le pareció notar algo húmedo. Se acercó el dedo para mirarlo bien y vio un poco de sangre.

— No he calculado bien al pasar por la puerta.

En su mano izquierda aún apretaba con fuerza el cristal de obsidiana que el conejo le había dado para ayudarle a canalizar la energía del salto.


Además, de lo que ya he marcado en el texto, me hicieron los siguientes comentarios:

  • No queda claro que el conejo le da el colgante de obsidiana para ayudarle a saltar.
  • Al hablar al principio de un mago y aparecer más tarde un conejo, se establece una relación entre ambos que yo no buscaba.
  • No es buena idea utilizar un conejo como el que he metido para este tipo de personaje porque por sus características (el tamaño que tiene, el que sea blanco, el que sea nervioso) lleva a pensar en el conejo de Alicia en el País de las Maravillas. Yo lo hice a modo de guiño porque era un ejercicio de clase, pero entendí que debo tomarme más en serio estos textos y escribirlos como si los fuera a publicar. La profesora sugirió cambiar el conejo por un canguro, lo que no me parece mala idea, dado el tema de los saltos.
  • El simple hecho de hablar de “dimensiones” puede llevar al lector a pensar en ciencia ficción y cargarse la atmósfera de fantasía, que era lo que yo en realidad buscaba. En mi cabeza los saltos tienen un origen totalmente mágico, pero es cierto que esa palabra en concreto puede tener esa connotación de ciencia o tecnología que no era lo que yo pretendía.

La llegada de la trampa

Imagen: Film Nation Entertainment

…y el consiguiente cabreo.

Atención, esta entrada va sobre la película de ciencia ficción La llegada. Si sigues leyendo es bajo tu propia responsabilidad, porque:

AVISO, SPOILERS GORDOS

El argumento

La película me ha encantado, salvo por un pequeño detalle. Eso que quede claro.

La cinta empieza (si no recuerdo mal) con recuerdos (o eso creemos, qué hijoputas) de Louise Banks, personaje interpretado por Amy Adams, de su hija. Desde cómo va creciendo hasta la muerte de la pequeña debida a una rara enfermedad degenerativa y, aparentemente, incurable. Después empieza el argumento directo al grano: llegan unos extraterrestres. Al día siguiente el ejército se pasa a buscar a la prota, que es una lingüista de la leche. Pero la cogen porque ya trabajó con ellos en el pasado y aún no tiene que renovar los papeles, y eso que se ahorran. Si no fuera por eso, se irían a por otro pavo porque una mujer nunca puede ser la primera opción. Ella pone como condición ir a la nave y le dicen que lo sienten pero no. Se van a probar con el otro pavo y no les convence, así que Louise termina yéndose de excursión en helicóptero con el ejército. En el helicóptero conoce al tío del que ya sabes que se va a enamorar, porque ya has visto muchas pelis.

Durante el resto del primer acto y buena parte del segundo se entretienen mucho en contarte lo interesante: cómo es el lenguaje alienígena y cómo la prota lo va descifrando. Todo esto intercalado con recuerdos (o eso creemos) de la hija de la prota. Sin embargo, en un momento ella le pregunta a los extraterrestres que quién es la niña de sus visiones, y ahí ya te das cuenta de que te han estado haciendo todo el lío durante más de media película. Poco después explican que la niña va a ser la hija de Louise y que ésta puede ver el futuro. Esta habilidad es consecuencia del aprendizaje del lenguaje alien. Hasta aquí todo muy bien hilado, la verdad. (No es ironía, es en serio; no he querido dar todos los detalles por no destripar la película del todo.)

Como no podía ser de otra manera, los soldados la lían parda. Por un lado, los americanos, que ponen una bomba en la nave alienígena. La explosión parece herir de muerte a uno de los aliens que se comunican con los americanos, pero nada más. Sin embargo, los aliens se cabrean y cortan la comunicación con el ejército. Aunque a Louise le dejan subir una última vez a la nave para darle así de golpe to’l conocimiento que habían venido a darle. Por otro lado, los chinos se acojonan mucho y le declaran la guerra a los extraterrestres. Los rusos y los sudaneses se suben al carro de los chinos y parece que se va a liar parda. A estas alturas de la peli los distintos países que han tenido contacto con los alienígenas ya no se hablan, así que no hay forma de intentar convencer al general chino con la última información que tiene la prota. Todo parece perdido, pero entonces:

La trampa

Louise empieza a tener una serie de visiones del futuro en el que se está festejando una especie de alianza mundial. En la visión el general chino que la iba a liar parda se acerca a Louise y tienen una conversación sin pies ni cabeza. Él le da las gracias por haber salvado el mundo y le dice que si ha ido a la fiesta ha sido sólo para conocerla en persona. Ella, sorprendida, pregunta por qué. Y él le dice: “Sí, hombre, ya sabes, porque me convenciste de que no la liara parda llamándome a mi número privado”. Ella, ya flipando en colores, dice: “Pero tío, si yo no tengo tu número”. Y entonces él saca el móvil y le enseña su número mientras le dice “Creo que esto te será de utilidad”. Y hasta le guiña un ojo, el descarado. Sólo faltaba que lo guiñara mirando directamente a la cámara.

En el presente, Louise roba un teléfono satélite y llama al número que acaba de ver en su visión. Los yankis se dan cuenta de que alguien está llamando a China y se ponen a buscar porque la factura les va a salir por un ojo de la cara. La tensión se acumula, en parte porque ella no sabe qué decirle al general para convencerle, cuando la encuentran y le quieren acribillar, hasta que vuelve a su visión del futuro. Entonces el general le dice “Sí, hombre, me convenciste citándome palabra por palabra lo último que me dijo mi mujer antes de morir”. De vuelta en el presente, ella recita las palabras mágicas al general chino y todo se arregla. No te creas que hablan mucho más. No sé nada de mandarín, pero no creo que después de la cita de la mujer pudiera decir mucho más.

El cabreo

Una vez ha terminado la película, que como digo me ha gustado mucho, el cabreo ha ido en aumento. Cuantas más vueltas le daba, peor. Porque me parece una trampa de libro, un “Mierda, no sé cómo resolver el agujero tremendo del guión. Ah, ya sé, que vea en el futuro, y en una misma conversación de dos minutos, todos los datos que necesita para salvar el mundo”. Esa conversación en el futuro no tiene sentido. Existe únicamente para proveer a la protagonista de la información que necesita para salvar la papeleta en el presente. Y es una trampa. Y me ha jodido mucho.

No le he dado muchas vueltas aún al tema, pero se me ha ocurrido una solución que, a priori, me parece mejor. En lugar de esa visión del futuro, podría haber visto cómo le enviaba al ejército chino (o incluso directamente al general, a su cuenta de hotmail, por qué no) toda la información de que disponían los americanos, empezando con un pequeño resumen de por qué no debían atacar a los extraterrestres. De esa forma, vería la dirección de correo a la que dirigirse, y sólo tendría que irse a su ordenador y enviar los datos. Esta solución sigue cojeando un poco, pero me parece mucho más lógica que esa conversación tan absurda. Además, a lo largo de la película ya te han roto un poco el argumento de “Pero no puede saber algo en el futuro si no lo sabe en el presente”. Por un lado, con que la película empiece con lo que creemos son recuerdos que resultan ser visiones del futuro cuando ella todavía no tiene esa habilidad. Y, por otro, con la explicación de que la raza alienígena no ve el tiempo como nosotros, de forma secuencial, junto con la explicación de la teoría de que al aprender un lenguaje tu cerebro cambia para adaptarse.

Y creo que eso es todo. Me encantaría debatir esto con alguien, tenga o no mi misma opinión 🤓

Imagen: Film Nation Entertainment

Creatividad desbocada

No sé si a alguien más le pasa, pero mi vena creativa salta cuando le apetece y de pronto me encuentro dándole vueltas a una idea. Ayer me pasó volviendo a casa en coche desde casa de mis padres; buena parte del recorrido pensando en un medio de transporte que podría utilizar en alguna historia de fantasía, sin tener que ser necesariamente en la que estoy trabajando actualmente. Llegué a casa con muchas ganas de ponerme con ello, quería hacer dibujos y esquemas, pero vi que era muy tarde y decidí que mejor sólo tomaría nota de la idea y ya me pondría en otro momento (esta tarde, seguramente) con los dibujos y demás. Pensé que eso había sido todo, pero mi creatividad desbocada sólo estaba esperando su momento.

Momento que suele coincidir con aquellos en que estoy más relajado: conduciendo*, en la ducha o metido en la cama esperando a quedarme dormido. Así que, después de más de media hora de encontrarme escribiendo mentalmente dos escenas de la historia en la que estoy trabajando, decidí levantarme a por el portátil para dejarlo todo por escrito, pues sabía que la única manera de poder quedarme dormido era trabajar en eso que mi musa había decidido implantarme (a lo Inception/Origen) en la cabeza.

Normalmente, estos momentos de creatividad sin control suelen ser menos intensos: se me ocurre una idea para algo, la anoto y ya. Pero en este caso estaba escribiendo escenas en mi cabeza. Sólo espero que con práctica acabe cogiendo el hábito de escribir y pueda controlar un poco más cuándo utilizar la creatividad, en lugar de ser mi musa la que imponga los horarios.


*Relajado en cuanto a pensar. Conducir por Madrid es una de las actividades menos relajantes que se me ocurren. Y tengo bastante imaginación…

Mezclando conceptos

El viernes empecé un nuevo curso en la Escuela de escritores. Algunos recordaréis que el año pasado estuve haciendo el primer curso del Itinerario de novela. El caso es que la teoría me gustó, pero el curso en sí no lo suficiente como para seguir. Sobre todo porque me sentía bastante fuera de lugar. Al terminar el año lectivo en la escuela me dije que al año siguiente, si me veía con ánimos, haría el curso que tenían sobre Literatura fantástica. Ahí estaría más en mi elemento.

La sorpresa fue descubrir que lo que antes era un curso ahora se ha convertido en un Itinerario de literatura fantástica, también de tres años de duración total. Y me gustó mucho la idea. De modo que el viernes lo empecé y tiene muy buena pinta.

Nos mandaron un ejercicio para hacer allí mismo. Cada uno de los alumnos tuvimos que escribir en papelitos nombres de dos seres fantásticos y luego de dos objetos cotidianos. Después, cada uno cogió un papelito de la “urna” (vaso de plástico) de los seres y otro de la de los objetos. La tarea consistía en, si podíamos, fusionar ambos conceptos en un ser único y presentarlo al resto de la clase mediante un breve relato que no tenía por qué ser redondo (es decir, no tenía por qué tener la clásica estructura de introducción-nudo-desenlace). Si los conceptos extraídos al azar eran imposibles de mezclar teníamos que hacer que al menos interactuaran. No había terminado el profesor de explicar el ejercicio cuando yo ya había empezado a escribir: lo tenía muy claro. Os dejo a continuación con el relato tal cual salió en el momento y, después, os digo los dos conceptos que me tocaron.


Ya al comprarlo tuve una sensación extraña. Necesitaba un secador para el pelo y no tenía tiempo para pararme a elegir, así que cogí uno de una marca conocida pero que no fuera muy caro. En el momento me pareció que la caja estaba caliente, pero no le di mayor importancia. Pasé por caja y subí volando a casa para terminar de arreglarme para mi cita. Lo saqué de la caja y, al enchufarlo, juro que oí un murmullo extraño. Me recordó al ronroneo de Dama, mi gata, pero más profundo. Ajusté ligeramente los controles del aparato y presioné el botón. Nada. Parecía muerto. Incluso el ronroneo gutural se había apagado. Sabía que el enchufe funcionaba porque solía poner ahí a cargar el móvil mientras me duchaba, así que tenía que ser otra cosa. Comprobé el cable y la carcasa del cacharro y todo parecía en orden. Miré al interior de la boca del objeto mientras volvía a accionar el botón y vi una pequeña bola de luz que de pronto se convirtió en una enorme llamarada de un fuego amarillo verdoso. Todo ocurrió demasiado rápido y casi no pude reaccionar. Conseguí salvar la cara, pero prendió parte de mi pelo y la cortina de la ducha. Ahora estoy sentada en el suelo del baño con parte de mi preciosa melena chamuscada y no puedo dejar de temblar. Creo que ha emitido un rugido triunfal.


Esto me salió en unos quince minutos que nos dieron para escribir y tiene ciertos fallos, pero creo que quedó bien, ¿no? Probablemente es muy evidente, pero los conceptos que me tocaron fueron dragón y secador de pelo.

¿Qué os ha parecido?